UN POCO DE NUESTRA HISTORIA

En el número 6 de la Plaza Mayor encontramos un establecimiento recoleto pero simpático. Su fachada atrae la atención de cualquier caminante por los soportales. Entusiasman a forasteros y madrileños, los azulejos con los nombres de las calles del viejo Madrid, pintados en técnica de grasa. Además pueden encontrarse multitud de artículos de regalo, cerámica artística y escudos heráldicos.

Su propietario, el ceramista Eduardo Fernández, madrileño de la calle del Barco,ha creado en cerámica una serie de vendedores típicos de Madrid, que gritaban sus productos por las calles de la ciudad. En 1984, con motivo de cumplir 25 años como ceramista le hacen un homenaje, en el que expone su obra en los jardines de Cecilio Rodríguez.

Eduardo, bautiza la exposición bajo el título Gritos de Madrid, al instalarse en la Plaza Mayor bautiza la tienda con el nombre dado a la exposición.
 
 

El alcalde de Madrid don Enrique Tierno Galván y Eduardo Fernández Rivero 

en el acto de la donación de la representación en azulejos de cerámica del Plano de Pedro Teixeira , en julio de 1984.
 
Evidentemente, nos encontramos ante un establecimiento tradicional. No sólo por la ubicación del mismo y los productos que se pueden adquirir, sino también, quizás de lo más significativo, porque el negocio gira en torno a la figura del dueño, un artesano con categoría de artista.
 
Eduardo, hijo de un artesano especializado en artículos de carey, se inició desde joven en el oficio. Siendo todavía un niño estaba en casa pintando porcelana cuando llegó un amigo de su padre, Enrique Cabrera, quien alabó los trabajos del joven y encaminó sus pasos hacia el campo artístico. El curso siguiente se matriculó en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos en la calle de la Palma para continuar en la Escuela de Cerámica donde le concedieron una beca de tres años. Tras su paso por algunos talleres se independiza y durante los años 70 se instala en América.
 
Entre los murales más importantes realizados cabe destacar la fachada del restaurante La Chata, Casa Roldán, la reproducción del plano de Texeira sobre azulejo y varias restauraciones de paneles cerámicos.
 
Bibliografía.
Establecimientos Tradicionales Madrileños. Barrio de las Musas – Plaza Mayor – Pág 249. Por Mª Ángeles Sánchez Ramírez.
Cámara de Comercio e Industria de Madrid, 1994.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *