UN POCO DE NUESTRA HISTORIA II

En parte de lo que fue Pañerías Bustillo, hoy está la pequeña tienda Los Gritos de Madrid. Es de un castizo integral, de un amante de Madrid de los de cuerpo entero. Y se le llena la boca para decir que lleva cincuenta y dos años en el centro y que le avalan cinco generaciones de antepasados.

Eduardo Encarna en 1989

Eduardo Fernández y su mujer Encarna son todo en  este rincón de Madrid, dentro de Madrid, para dar gloria y honor a su ciudad querida.

La dedicación principal es la venta de cerámicas y porcelana. Son productos en general artesanos aunque hay recuerdos de tipo estándar. Lo más singular es la aportación de Eduardo, origen y sentido de esta tienda.

Él es decorador de porcelana. Empezó a los trece años en la Escuela Municipal de cerámica y desde entonces no ha dejado de trabajar en esto.

Se estableció con taller propio en 1959 en la calle de la Pasa nº 4. En él igual hacía decoración de vajillas que de ceniceros o cualquier otro objeto.

Local de la Calle de la Pasa, 4.

Siempre ha hecho decoraciones con el tema Madrid: La Plaza, El arco de Cuchilleros, la plaza de la Paja… y multitud de rincones de la ciudad vieja. Desde hace diez años está en la Plaza Mayor. Es un hombre que apabulla contando todo lo que ha trabajado para salir adelante: desde tener un puesto en el Rastro para vender medallones decorados hechos con cucharas de madera, hasta tener un fabuloso comercio en Puerto Rico, El Palacio Español o una fábrica propia en Aranjuez a principios de los 70.

Hoy trabaja solo, con ayuda familiar y está feliz y le va muy bien.

Quizá esté tan contento porque con los años el cliente se ha hecho más exigente y él puede lucirse y recrearse más en su trabajo, que lo lleva a cabo en su estudio de la Cava de San Miguel nº 8.

Vende mucho a turistas y nota que cada vez se pronuncia más el turismo interior y del Sur.

Fachada de la tienda en la Navidad de 1985

Se llama Los Gritos de Madrid por la serie que él reprodujo de los clásicos vendedores callejeros. Así tituló también una exposición antológica-homenaje que celebró el Ayuntamiento en 1984. En esta ocasión regaló al pueblo de Madrid una reproducción en cerámica del plano de Pedro de Texeira.

 

Esta tienda es rica, llena de contenidos, muy cuidada. Me atreví a preguntarle a Eduardo: ¿Qué es Madrid para ti? y él, cargándose las pilas de lo emotivo me dijo: Madrid es… ¡mi novia!.

 

Establecimientos tradicionales Madrileños – Barrio de las Musas – Plaza Mayor. Pág 86.

Por.- Sabina Luisa Díez Moreno.

Cámara de Comercio e Industria de Madrid. 1994.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *