EL PLANO DE TEIXEIRA.

MANTVA CARPETANORVM SIVE MATRITVM VRBS REGIA

La minuciosidad y exactitud del dibujo son tales que dejan poco que desear, no solo en cuanto a la demostración del giro y disposición de las calles, sino en el alzado de las fachadas y topografía interior de los edificios, pudiendo juzgar de la conciencia con que fue hecho aquel precioso trabajo por los varios públicos y particulares que aún se conservan en el mismo estado en que los representa el plano, con la misma repartición de su planta, con el propio número de pisos, puertas y ventanas, y la misma forma general de su ornato arquitectónico. Ramón de Mesonero Romanos en El Antiguo Madrid.

La fascinación que el Madrid de los Austrias producía en Eduardo Fernández, formado en la Escuela de Cerámica del Ayuntamiento de Madrid, hizo que en 1984  preparara una exposición por sus 25 años de profesión de ceramista, dedicados a plasmar en cerámicas y porcelanas las vistas del Madrid más clásico y castizo. Con motivo de ese aniversario, se propuso la donación de una de sus mejores obras, realizada durante el año anterior, una reproducción del Plano de Teixeira.

Se trata de una reproducción del grabado que data del año 1656 en azulejos de cerámica.  Lo realizó en una escala inferior a la del original, en 40 azulejos de 20 x 20 cm, lo que le daba unas medidas exteriores de 180 x 100 cm. más el marco de madera de pino labrada y barnizada de 10 cm de anchura, lo que confería a la obra unas dimensiones totales de 200 x 120 cm. El motivo de que se realizara a una escala inferior al original fue la necesidad de que fuera una obra manejable ya que, en principio, no tenía un destino fijo en la Casa de la Villa.

La técnica, clásica, dibujo a plumilla y decoración con esmaltes a la grasa, horneado en varias temperaturas para garantizar que cada detalle y cada color tuviera su perfecto acabado. Un trabajo minucioso e ilusionante.

El cuadro en su ubicación actual.
El cuadro en su ubicación actual.

En un primer momento estuvo situado en una de las salas laterales del ayuntamiento, sobre un caballete, posteriormente, se instaló en la antesala del Patio de Cristales, conocida entonces como la Sala de los Fumadores. Tras varias reformas en la Casa de la Villa, hoy se encuentra en la que posiblemente sea su estancia definitiva, en a Tribuna Pública del Salón de Plenos, un lugar idóneo para su exhibición.

En julio de 1984, realizó la exposición titulada “Gritos de Madrid” y se efectuó el acto de entrega del cuadro al alcalde Don Enrique Tierno Galván, en el Pabellón de los Jardines de Cecilio Rodríguez de El Retiro.

Don Enrique Tierno Galván, recibe la donación del mural de Eduardo Fernández a la ciudad de Madrid.

Un comentario sobre “EL PLANO DE TEIXEIRA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *