LA HISTORIA DEL ESCUDO DE MADRID I.

Cuenta López de Hoyos que el primer emblema del que dispuso Madrid, representaba un pedernal parcialmente sumergido en agua y dos eslabones que, enlazados frotan la piedra haciendo que de ella broten chispas. lo acompaña en orla una cinta con la inscripción latina “Sic Gloria Labore”, que significa “Esta es la gloria del trabajo” y otra inscripción en el soporte que reza “Paratur” que se traduce en “preparada” completada por una leyenda que dice: “Fui sobre agua edificada – Mis muros de fuego son – Esta es mi insignia y blasón“.

Escudo de Madrid anterior al siglo XIII.

La HERÁLDICA o la ciencia del blasón es un arte auxiliar de la Historia dirigido a fijar unas normas para interpretar correctamente los escudos, insignias o emblemas de manera que sean reconocibles para todos. En aquella época de los siglos XI y XII, los escudos, tanto de personas como de pueblos u otras entidades hacían referencia a hazañas relevantes o elementos de importancia existentes en ellas.

Es evidente que en el caso de Madrid, los manantiales de los que disponía eran de vital importancia para la ciudad de aquella época, de lo que puede deducirse el origen y significado de la primera estrofa (Fui sobre agua edificada). Según un estudio del IGME de 1965, las aguas subterráneas del sur del río Guadarrama podrían aflorar hasta 10 metros cúbicos de agua por segundo para el consumo de la ciudad de Madrid. Esto viene a decir que efectivamente, podría decirse que Madrid se halla sobre un gran embalse subterráneo y la propia Plaza Mayor era en aquellos tiempos laguna de Luján, desecada en los siglos XIII y XIV, que dio paso a la construcción de la Plaza del Arrabal, precursora de nuestra plaza actual.
Por este motivo el primer verso del emblema es (Fui sobre agua edificada).

Las famosas murallas medievales de Madrid, orgullo de los habitantes de su época fueron levantadas utilizando piedra de sílex o pedernal, cuya dureza y reacción ante la fricción con el metal dio origen al segundo verso (mis muros de fuego son). Estos versos junto con un mural, decoran desde 1983 la pared de uno de los edificios de la céntrica Plaza de Puerta Cerrada junto a un trampantojode una enredadera diseñado por Alberto Corazón.

Continua en…

Fuentes: Historia de los escudos de la Villa de Madrid – Francisco Carrascosa, y elaboración propia.